Amir Nasr-Azadani, futbolista iraní, fue condenado a muerte y será ejecutado por las autoridades de ese país, según una denuncia difundida por la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPRO) a través de su cuenta de Twitter.

“FIFPRO está conmocionada y asqueada por las informaciones de que el futbolista profesional Amir Nasr-Azadani se enfrenta a la ejecución en Irán después de hacer campaña por los derechos de las mujeres y las libertades básicas en su país. Nos solidarizamos con Amir y pedimos la eliminación inmediata de su castigo”, señaló el comunicado.

El jugador, de 26 años de edad, fue acusado de un delito conocido como ‘moharebeh’, que significa “enemistad con Dios” y que conlleva un castigo de ejecución en la horca, una condena que ya fue aplicada a Mohsen Shekari y Majid Reza Rahnavard, quienes fueron sometidos a juicios por la misma razón que se acusa a Amir Nasr-Azadani.

Medios internacionales informan que la familia del jugador recibió amenazas por parte de las fuerzas de seguridad de la República Islámica si es que revelaban que el futbolista estaba detenido, algo que se confirmó posteriormente.

Según el portal de noticias Infobae, “Solo uno de los internacionales iraníes que acudieron al Mundial de Qatar ha reaccionado ante las ejecuciones y las amenazas de ejecución, el portero Alireza Beiranvand, que pidió en Instagram que las penas fuesen revocadas”.